NIÑOS INVISIBLES ANTE LA PANDEMIA

El Coronavirus ha afectado a toda la población; sin embargo, las implicaciones se extienden a los más pequeños de la casa.

Si bien, las estadísticas de la Secretaría de Salud reportan que el impacto de la enfermedad en la salud para la población infantil ha sido en menor escala, también han tenido un impacto de manera indirecta.

Christian Skoog, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México, mencionó seis importantes implicaciones de esta situación:

  1. Aumento de la pobreza
  2. Aumento de la mala alimentación y sus consecuencias
  3. Violencia doméstica
  4. Migrantes varados y expuestos a riesgos de salud
  5. Estrés
  6. Deserción escolar

Sin embargo, comentó Skoog en conferencia de prensa, que la buena noticia es que se puede reducir la profundidad de estas implicaciones si como país se toman las medidas adecuadas y se generan buenos proyectos sociales para niños, niñas y adolescentes.

“Felicito a la Secretaría de Salud por la transmisión y emisión de los Lineamientos para la detección, protección y atención de COVID-19 en la niñez” destacó representante de la UNICEF.

Ante estos lineamientos presentados, UNICEF destacó que el 20 por ciento de los hogares mexicanos carecen de alimentación afectando en la desnutrición, carencia de nutrientes y obesidad. Destacó que es importante involucrar a los menores en la elaboración de alimentos caseros, así como evitar azúcar, sal y grasa; incentivarlos a realizar actividades físicas y dormir lo suficiente.

“Existe evidencia que la obesidad y otras consecuencias de una mala alimentación, aumentan el riesgo de contagio por COVID-19” insistió.

Por otro lado, la violencia familiar va en aumento. Los niveles de estrés, la inseguridad económica y alimentaria, el desempleo y las restricciones de movimiento derivados de la pandemia, debilitan aún más los factores de protección infantil.

“En este aspecto es fundamental que padres, madres y cuidadores, se informen sobre el manejo de estrés y las emociones sobre ellos mismos y sus hijos, y se equipen con métodos que los ayuden a mantener actividades armoniosas”.

Christian Skoog, destacó que los primeros cinco años de vida de un niño, son fundamentales para adquirir habilidades y destrezas que serán esenciales a lo largo de la vida. En México el 18 por ciento de niños menores de cinco años, no logran alcanzar dicho desarrollo adecuado, situación que agrava en lugares más pobres con un 21 por ciento. De ahí, la importancia de seguir desarrollando programas en beneficio del desarrollo de nuestros niños.

Finalmente, Skoog como representante de la UNICEF, reiteró su disponibilidad de acompañar a México y a las autoridades en la protección de niños y adolescentes mexicanos. “Pero no todo es estudio y aprendizaje formal, en estos días difíciles hay que alentar a los niños a jugar, pues esto les ayuda a aprender y desarrollarse en lo social, emocional y física”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: