GRAN BRECHA SOCIAL Y DESIGUALDAD EN LA EDUCACIÓN, IMPULSADOS TRAS LA PANDEMIA

La concepción de la educación en nuestro país y en América Latina ha sido de manera presencial, en comparación con los países asiáticos donde su educación es aprovechada a través del uso de la tecnología, además de fomentar la disciplina por ser parte de su progreso económico y educativo.

Durante la cuarentena y la necesidad de continuar los estudios a distancia, nos hemos encontrado con muchas dificultades para alcanzar el objetivo: alumnos sin conectarse a las sesiones en línea, otros no cuentan con acceso a internet, necesidad de trabajar e incluso están bajo el cuidado de un familiar que no maneja la tecnología, además de la falta de capacitación por parte de los docentes.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su Encuesta Nacional del Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 revela que hay 80 millones de usuarios de internet, de los cuales el 19 por ciento de las familias vulnerables tienen acceso a una red de conexión y el 16 por ciento cuenta con una computadora.

Los usuarios de la telefonía móvil contabilizaron 86.4 millones de personas, con una porción de ocho a dos en zonas urbanas y rurales, respectivamente. El 76.8% se conecta a través de su teléfono, pero 68 millones de mexicanos no cuentan con un plan mensual, se conectan a través de una red wifi o recargas de tiempo aire.

En América Latina es un caso similar, la especialista en educación del Banco Interamericano de Desarrollo, Elena Arias dio a conocer que en los países de la región menos del 30 por ciento de las familias vulnerables tienen acceso a una computadora. En Perú y República Dominicana el porcentaje disminuye a un 15 por ciento.

Ante estas circunstancias y las claras brechas de educación que se están presentando, Mónica Cinco, directora general de Fundación Educa confirma que los programas gubernamentales como Aprende en Casa no son suficientes por la falta de acceso digital. “Desde los gobiernos deberían encabezarse iniciativas ara que la brecha no sean tan amplia, porque los estudiantes sin acceso a internet se verán mucho más rezagados” comentó.

  • Evaluación del aprendizaje: Lograr mecanismos de evaluación más inclusivos además de medir estándares de aprendizaje.
  • Salud emocional: Es indispensable, atender la salud emocional tras el confinamiento y distanciamiento social ante esta cuarentena.
  • Revisión de planes de estudio: es importante actualizar planes de estudio que demandará el nuevo campo laboral dirigido hacia la transformación digital y oportunidades de negocio.
  • Alianzas público-privadas: mediante alianzas entre ambos sectores se podrán agilizar procesos para disminuir la brecha digital en los diferentes países.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: