9 HÁBITOS QUE LLEGARON PARA QUEDARSE DESPUÉS DEL COVID-19

El COVID-19 ha cambiado tantos aspectos de la vida que no parece difícil imaginarse que nada volverá a ser como antes y habrá que acostumbrarse a una “nueva normalidad”.

Todo comenzó con unos ligeros cambios en nuestros hábitos cotidianos, como lavarse las manos con frecuencia, dejar de saludar de mano, la manera de cubrirse con el brazo al estornudar, entre otros; y paulatinamente estas medidas se fueron ampliando con la contingencia. Sin embargo; aún no se sabe con certeza cuáles de estas medidas sanitarias se irán retirando, pero sí sabemos cuáles han llegado para quedarse:

  1. Evitar el contacto directo con las personas: los abrazos y un buen apretón de manos son acciones que extrañarás hacer. Los saludos sociales cambiaron con cualquier acción que permita evitar el contacto directo entre las personas.
  • Mejores hábitos de higiene: nadie va a negar que desde que empezó la pandemia te lavas las manos con mayor frecuencia, y además, lo haces mejor. Más personas se dieron cuenta de la importancia de lavarse las manos, y sin darte cuenta, ya se está convirtiendo en un buen hábito.
  • Hábitos de consumo: se mantendrá una ligera tendencia al acaparamiento de determinados productos, además de adquirir cualquier producto desde casa (e-commerce).
  • Tendrás más poder a la hora de comprar una casa: nos enfrentamos a meses en los que el comprador volverá a tener palabra; así que si estás en busca de comprar casa, puedes encontrar a precios accesibles adaptados en esta nueva normalidad.
  • Habrá menos gente que utilice trasporte público: la población prefiere evitar movilizarse en transporte público por aquello de contagiarse utilizando con más frecuencia su coche particular. Hay que contemplar que durante el post-confinamiento traerá más tráfico que nunca en la ciudad.
  • El teletrabajo: es muy probable que con el tiempo, muchas empresas perfeccionen esta nueva manera de trabajar y que muchas empresas adopten esta nueva manera de forma habitual. Durante el confinamiento, han demostrado que los empleados son más productivos, además de disminuir gastos en las organizaciones.
  • No más bares atascados: las medidas para retomar actividades en bares y restaurantes ocasionará una disminución de aforo a fin de respetar las medidas de distanciamiento social. Ahora no pelearás por encontrar una mesa libre o que te atiendan los meseros y en la barra.
  • Precaución a la hora de tocar objetos comunes: el ingenio de las personas se ha agudizado para evitar completamente el contacto directo con muchas superficies y objetos comunes entre las personas como focos de gérmenes (botones de cajeros, elevadores, barandales, etc.), utilizan plumas, tarjetas, los codos… no hay límite a la imaginación.
  • Aprenderás a respetar el espacio personal: la gente comenzará a prestar más atención a quién deja entrar en su espacio personal y la distancia entre personas socialmente aceptable. Esta medida probablemente nos acompañe durante bastante tiempo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: