YUCATÁN: DE REGRESO AL SEMÁFORO ROJO

En medio de una creciente cifra de muertes y contagios por COVID-19 y en color naranja del semáforo epidemiológico, el Gobierno de Yucatán anunció medidas estrictas que buscan reducir el contagio social innecesario (fiestas, reuniones sociales), así como restringir la movilidad de vehículos no esenciales en las noches.

El gobernador Mauricio Vila Dosal, el martes por la noche a través de sus redes sociales advirtió que “se ha observado que muchas personas han relajado las medidas de higiene y prevención ante la pandemia del coronavirus, así como otras han confundido la reactivación económica en la reactivación de su vida social”.

Entre las nuevas medidas, el mandatario informó que se cancelará la circulación vial desde las 22:30 horas hasta las cinco de la mañana para toda la población, con excepción de alertas de salud o demás condiciones familiares que lo ameriten; además se aplicará la ley seca para los 106 municipios de Yucatán.

A partir del jueves 16 de julio, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) implementará un operativo en todo el estado para evitar la circulación en los horarios establecidos; menos en los municipios costeros que, por la cantidad de vacacionistas, se implementará a partir de las nueve de la noche.

El operativo aplicará para todo tipo de vehículos, menos para los de emergencia, unidades médicas, compras de medicamentos y traslados de personal de salud.

Por otra parte, los negocios no esenciales deberán permanecer cerrados a partir de las 18:00 horas, sin abrir sábados ni domingos. Los restaurantes, cerrarán como máximo a las 22:00 horas de lunes a viernes, y fines de semana solo operarán en la modalidad de servicio a domicilio.

Los responsables de estos negocios, deberán ajustar sus horarios laborales a fin de que sus trabajadores tengan su salida a tiempo, antes de los cierres viales ya establecidos.

Vila añadió que, a partir de este jueves se cerrarán todas las marinas y se ordenará el inmediato regreso de todas las embarcaciones recreativas para estar en tierra y se prohibirá el uso de cualquier vehículo acuático con motor, excepto las dedicadas a la pesca.

Aunque faltaban horas para la aplicación de la ley seca en todo el estado, la gente se desbordó en los comercios para comprar cerveza con anticipación.

El gobernador hizo un fuerte último llamado para tomar en serio el distanciamiento social: “Si en estos momentos no se reduce al máximo la vida social, nos veremos obligados a cerrar todos los negocios no esenciales y regresar todos a la cuarentena en nuestras casas. Este es el último llamado a los yucatecos a tomar con seriedad una pandemia que ha causado muerte en Yucatán, en México y en el mundo. Necesitamos que la gente aplique sin excepción las medidas de prevención y restrinja totalmente la vida social”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: