LA CENTRAL DE ABASTO DE LA CDMX EN TIEMPOS DEL COVID-19

La Central de Abasto, el mercado mayorista de la CDMX que presume ser uno de los más grandes del mundo, ha puesto un alto a su frenética actividad de 24 horas constantes de trabajo, para evitar la propagación del virus de COVID-19.

Por primera vez en casi 40 años, el mercado cierra sus puertas para hacer labores de limpieza y desinfección por seis horas diarias.

La administración del lugar de 327 hectáreas, decidió asignar 6 horas del día para limpiar sus corredores, donde a diario circula la mitad de la clientela que normalmente fluctúa entre 350 y 450 mil personas.

Oscar Ruíz, empleado de una avícola, dijo que ante la pandemia de coronavirus las ventas han bajado casi un 80% por lo que el sueldo se redujo a la mitad, por lo que apoya la jornada de limpieza para que las personas se sientan seguras de ir a realizar sus compras.

Trabajadores sanitarios enfundados en sus trajes blancos, ofrecen gel desinfectante y toman la temperatura a todas las personas para cerciorarse de que ningún afiebrado vaya por ahí esparciendo el virus.

Las puertas de la Central de Abasto permanecen cerradas desde las 4 de la tarde hasta las 10 de la noche para desinfectar pasillos, zonas de carga, bodegas y otras áreas.

La nueva medida, busca dejar espacios salubres para el regreso de la clientela que acude durante la madrugada, horario preferido de los minoristas y distribuidores de la zona central.

Además, de las medidas de saneamiento diario a puerta cerrada, se exige con mayor rigor el uso de tapabocas a los 13 mil 800 carretilleros y a todo el personal en general.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: