EN PELIGRO DE DESNUTRICIÓN 6.7 MILLONES DE NIÑOS POR LA PANDEMIA

Redacción

Alrededor de 6.7 millones de niños menores de cinco años están en riesgo de sufrir peligrosos niveles de desnutrición este año como resultado de la pandemia por COVID-19, según advirtió Unicef.

La agencia de la ONU para la infancia, citando un análisis publicado en paralelo en la revista The Lancet, apuntó que el 80% de esos niños viven en África y el sur de Asia.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef señaló que han pasado siete meses desde que se informó de los primeros casos de COVID-19 y es cada vez más evidente que las repercusiones de la pandemia están perjudicando a los niños más que la enfermedad.

Recordó que las tasas de pobreza de las familias y la inseguridad alimentaria han aumentado, con recortes en servicios esenciales de nutrición y en las cadenas de suministros, y con fuertes subidas en los precios de alimentos en algunos lugares, lo que traerá como resultado, que empeore la calidad de la dieta de los niños y el aumento de la tasa de desnutrición.

Según cálculos de la organización, más de 250 millones de niños en todo el mundo no están recibiendo suplementos de vitamina A debido a la pandemia.

El análisis, publicado en The Lancet, apunta a un posible aumento de la emaciación, una forma de desnutrición que deja a los niños demasiado delgados y débiles, lo que pone en peligro la vida de los niños.

La emaciación provoca deficiencias en el crecimiento, desarrollo y aprendizaje de los niños y puede provocar la muerte.

Unicef calcula que el año pasado unos 47 millones de niños sufrieron este problema y este año debido a la pandemia se deben tomar las acciones urgentes necesarias para evitar que ese número aumente a los 54 millones de casos, pues eso situaría la emaciación global infantil en niveles nunca antes vistos en lo que va del siglo.

El aumento de la emaciación en los países en desarrollo como consecuencia del coronavirus podría alcanzar un 14.3%, lo que se traduciría en más de 10 mil muertes infantiles más por mes, 50% de ellas en África.

La UNICEF subrayó que el empeoramiento de las dietas y la interrupción de servicios de nutrición perjudican otras formas de desnutrición en niños y mujeres, como el retraso del crecimiento, el déficit de micronutrientes, el sobrepeso y la obesidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: