DESNUTRICIÓN Y SOBREPESO, PROBLEMAS ALIMENTARIOS DE LOS NIÑOS MEXICANOS

Redacción

La pandemia por COVID-19, que además de generar una crisis sanitaria a nivel mundial está provocando grandes estragos económicos en México, traerá consigo graves riesgos para el estado nutricional de niños menores de cinco años.

Un análisis elaborado por la Unicef, la organización Panamericana de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la Agricultura, y el Instituto Nacional de Salud Pública dio a conocer que gran parte del sector infantil de la población presenta problemas de desnutrición crónica, es decir, que la mayoría de los menores no alcanzan la talla recomendada para su edad, y el sobrepeso y la obesidad se convierten en enfermedades cada vez más comunes entre los niños.

Además, señala que actualmente el 14.2% de los niños menores de cinco años presentan desnutrición crónica y 7.5% sobrepeso y obesidad, y esta enfermedad aumenta cuando se trata de niños de entre cinco y once años, con casi 35%de ellos con esta enfermedad.

Anabelle Bonvecchio Arenas, directora de Políticas y Programas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública, advierte que las condiciones aumentan la susceptibilidad de los individuos o de los niños a padecer a lo largo de su vida de todas esas enfermedades crónicas como sobrepeso, obesidad y diabetes.

El problema de salud pública podría empeorar con la actual pandemia, si se toman en cuenta experiencias de crisis anteriores como la financiera global de 2018.

Arenas, señalo que el Reporte Global de Nutrición de este año, documentó que los niveles de hambre y desnutrición podrían duplicarse durante esta contingencia, por tanto, es necesario que se garantice la cantidad de alimentos nutritivos suficientes para los grupos vulnerables de la población que serán sin duda los más afectados.

La atención a la mala nutrición de los niños requiere el más alto compromiso político del gobierno federal, los gobiernos locales, así como de la sociedad civil.

La semana pasada el Congreso local de Oaxaca aprobó la reforma de ley de derechos de niñas, niños y adolescentes para prohibir la distribución, venta, regalo y suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico a menores de edad.

Con dicho proceso se reactivó el contexto de confrontación del país en torno a los alimentos ultraprocesados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: