TRASTORNOS OBSESIVOS COMPULSIVOS, OTRA CONSECUENCIA DE LA PANDEMIA

Redacción

El trastorno obsesivo compulsivo de limpieza y orden se ha vuelto más común ahora después de la pandemia de COVID-19, quienes lo padecen se lavan las manos más veces del promedio normal, algunas lo hacen hasta 60 veces al día, o incluso más.

Antes de tocar la manija de la puerta, la desinfectan y buscan siempre mantenerse a una distancia adecuada de las demás personas, todo eso como un intento de protegerse de supuestos peligros como bacterias, virus o simplemente suciedad.

Antes del coronavirus, dichos comportamientos a menudo se consideraban extraños, anormales o raros, pero hoy la situación ha cambiado y es más común encontrar personas con este trastorno.

Actualmente se nos recomienda lavarnos las manos con la mayor frecuencia posible, ya sea que hayamos tocado objetos ajenos, viajado en transporte público o salido a la calle a comprar algo. Lo que antes del coronavirus era inusual, hoy es prácticamente normal.

Antonia Peters, de la Sociedad Alemana de Trastornos Obsesivo Compulsivos, dijo que para la gente que sufre de TOC, es incomprensible que de repente casi todos caminen con guantes y cubrebocas, algunos incluso piensan esa es mi normalidad y ahora todo el mundo lo hace.

En las personas que ya sufren el trastorno de limpieza y orden, su grado de compulsión se ha agudizado debido a la pandemia, se asean más a menudo y apenas se atreven a salir a la calle.

En cualquiera de los casos, el tratamiento es un proceso largo, así que, si los pacientes ya habían trabajado con éxito en terapia, ahora tienen la sensación de que tienen que empezar todo de nuevo y que todo su progreso no sirve de nada.

Lavarse las manos se ha convertido en un ritual, y a menudo reduce la ansiedad y el miedo a enfermarse, pero solo por un tiempo corto. Actualmente el temor es, entre otras cosas, que muchas personas desarrollen una compulsión, por ejemplo, por la limpieza obsesiva.

Las personas con trastornos obsesivo compulsivos se desarrollan gradualmente, y combinan distintos factores, esto incluye una predisposición familiar, alrededor de la cuarta parte de todos los padecimientos obsesivo compulsivos surgen en la infancia, quizá alguna experiencia critica, una situación inusual o etapa difícil de la vida podrían ser el primer detonante de un TOC, por ejemplo, la separación o divorcio de los padres o la muerte de un pariente cercano.

También la educación puede influir en la aparición de dichos trastornos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: