REABREN SALAS DE CINE EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Redacción

El día de ayer la Ciudad de México se enlista cómo la numero diecinueve del país en reabrir sus cines. Después de pasar largos meses cerradas, las salas de cine retoman actividades con las nuevas medidas de seguridad sanitarias para que los visitantes.

La industria del cine ha sido una de las más afectadas durante la pandemia por COVID-19, según datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, en México se dejaron de vender más de 150 millones de boletos, lo que representó perdidas de más de 7 mil 500 millones de pesos que la industria ha dejado de percibir.

Se espera que las medidas con las que los cines retoman sus actividades, alienten a los visitantes a iniciar las visitas a dichos espacios para disfrutar de los próximos estrenos cinematográficos.

Para Tábata Vilar Villa, directora general de Canacine, este paso es histórico y alentador ante la caída en vertical y pronunciada que ha atravesado la industria en los últimos meses.

Destacó que, desde la apertura de otros cines en el país, no se ha presentado ningún caso de contagio o rebote hasta ahora, por lo que ha quedado claro que aplicar las medidas de sanidad correctas es la mejor manera de cuidar a los visitantes.

En la Ciudad de México se espera que conforme avance el tiempo, las más de 900 salas de cine, entre comerciales e independientes, reabran completamente. Pues por el momento tan solo algunos complejos han sido considerados de acuerdo a los requerimientos.

El aforo en las salas está limitado a solo un 30% de la capacidad total, lo que significa que de cada diez asientos solo se ocupan tres, lo que brindará mucho espacio entre los asistentes.

Para la directora de Canacine, asistir al cine es una actividad de poco riesgo, considerando que es una acción que se realiza en silencio y sumándole las debidas medidas de seguridad que evitarán contagios, en comparación de otros sitios cerrados en donde las personas platican o gritan.

La experiencia de asistir al cine en la nueva normalidad, contempla que cada persona porte un cubrebocas de manera obligatoria.

Uno de los aspectos cuestionados es el de los alimentos, a lo que Tábata Vilar añade que seguirán siendo permitidos, ya que el hecho de ingerir comida no es un factor de riesgo. Aun así, se realizarán algunos cambios respecto a algunos alimentos, pues se eliminará la venta de productos a granel, y se retirarán los centros expendedores de productos como salsas, chiles y más.

En cuestión de horarios, la apertura será a las 10 de la mañana para la primera función, y a las 8 de la noche la última y con el objetivo de que la gente no se congregue entre función y función, se tiene destinado un lapso de tiempo entre cada una de ellas, donde el personal se encargará de limpiar cada una de las salas.

Muchos cines han tenido que modificar los sistemas de aire acondicionado, para que cada hora el aire fluya constantemente y no sea el mismo que permanezca en el lugar. Además, las puertas del lugar se quedarán abiertas para que exista flujo de aire permanente.

El regreso a la normalidad de los cines es alentador, pero se sabe que la industria, más allá de ganar, se enfocará en perder menos de lo posible reactivando el sector y alentando cada vez más a que la gente regrese a disfrutar de una buena película con las medidas necesarias de seguridad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: