MELISSA SUÁREZ DA GRITO DE AUXILIO POR LA VIOLENCIA POR PARTE DE SU ESPOSO EN REDES SOCIALES

Alejandra Márquez

Melissa Súarez, una mujer como tú y como yo, madre de dos pequeños, se encuentra temerosa ante el futuro incierto que la acecha; ella denunció a través de sus redes sociales a su actual esposo y padre de sus menores hijos por violencia.

Durante tres años en un tormentoso matrimonio soportó maltrato por parte de José Juan Reyes, quien incluso a 33 días de haber dado a luz a su segunda hija, le propinó golpes y patadas, dejándole en todo el cuerpo las marcas de los zapatos por la fuerza con la que la impactó.

El 2 de junio Melissa no pudo más, y decidió levantar una denuncia por lesiones; sin embargo, las autoridades no han hecho nada al respecto, por lo que decidió alzar la voz a través de su cuenta de Instagram y hacer pública la situación por la que está pasando.

Ella -como cualquier mujer en su posición- está desesperada y busca apoyo para que se haga justicia, ya que un mal golpe de José puede acabar con su vida. Tal como les ha pasado a tantas mujeres que han sufrido violencia y no han tenido la oportunidad de denunciar y enfrentar a sus agresores.

Súarez externó su caso el pasado 25 de agosto, cuando se conmemora el “Día Naranja”, día internacional para la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas. Ese mismo día, miles de mujeres apoyamos a Melissa compartiendo su post con coraje y tristeza; y en menos de 24 horas su post se hizo viral.

Incluso, personalidades como la diputada de la Ciudad de México, Alessandra Rojo de la Vega, compartieron la publicación de Melissa Súarez y externaron su apoyo e indignación en contra de las autoridades correspondientes que aún no han hecho nada en contra del agresor, quien continúa haciendo amenazas directas a Melissa y a la familia Súarez.

Actualmente, sabemos que como Melissa, muchas mujeres se encuentran viviendo situaciones similares, pero la mayoría no se atreve a denunciar pues temen que las autoridades no tomen cartas en el asunto y no procedan en contra de los individuos que creen que con dinero logran todo.

Triste y decepcionante que este tipo de situaciones sigan sucediendo en el mundo moderno, no nos queda más que apoyarnos entre nosotras -mujeres- que, no importando raza, nivel o creencias, todas somos iguales y no merecemos ser violentadas por ninguna causa; merecemos ser respetadas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: