CUBA IMPONE TOQUE DE QUEDA PARA FRENAR COVID-19 ANTE INDISCIPLINA DE HABITANTES

Redacción

Cuba echó a andar nuevos protocolos para frenar la propagación del coronavirus, principalmente en La Habana, mismos que incluyen un toque de queda, la prohibición de viajar entre provincias, además de ciertas limitaciones a movimientos de personas y vehículos.

Las autoridades informaron que es el primer toque de queda que se impone desde que comenzó la pandemia, y el resto de las medidas, se extenderán por dos semanas para contener el brote que ha provocado más de 4 mil contagios y 95 muertes.

Cuba había frenado en gran medida el brote del virus a finales de junio, aislando a los pacientes y realizando un seguimiento riguroso casa por casa de los contactos, pero en las últimas semanas no se logró identificar la fuente de infección de muchos pacientes, por lo que hubo un retroceso.

En La Habana, con 2,2 millones de habitantes, han aumentado los casos con gran dispersión en sus 15 municipios. Las autoridades sostienen que la indisciplina ha ocasionado dicho rebote.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, pidió que actúen con rigor a partir del 1 de septiembre, y que se cumplan cada una de las medidas precautorias.

A mediados de julio, las autoridades sanitarias habían reportado cero casos positivos de la enfermedad, la que parecía controlada, pero en agosto se han multiplicado por decenas en toda la isla, donde el Gobierno ha decidido poner en marcha un control más estricto.

Entre las medidas están la limitación de la circulación entre las 19.00 y 5.00 hora local, las tiendas solo venderán a residentes del vecindario, se eliminan las salidas de La Habana y el consumo de bebidas alcohólicas en sitios públicos.

Luis Antonio Torres, jefe del Partido Comunista en La Habana, dijo que el que no use nasubuco -mascarilla-, o quién lo use mal y que incumpla alguna de las normas asignadas tendrán una sanción elevada y pueden terminar en un proceso judicial.

La pandemia en Cuba ha agudizado la escasez de alimentos y medicamentos, provocando grandes colas en los puntos de venta. La ausencia de turismo, una de las principales fuentes de ingresos en dólares, ha perjudicado la frágil economía doméstica que lucha con el recorte de la ayuda de su aliado Venezuela y un embargo reforzado desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: