COVID-19

El regreso a la actividad sin prueba, es un arriesgue muy alto; Alfredo Herrera

Ya falta poco para el regreso paulatino de las actividades sociales y económicas en la Ciudad de México; sin embargo, existe desconfianza por parte de la población en el proceso de adaptación a la Nueva Normalidad, pues existe miedo a ser contagiado al trasladarse de la casa al trabajo y viceversa.

Ante esta preocupación, especialistas e investigadores han propuesto realizar una estrategia de detección masiva de infecciones por COVID-19 a fin de prevenir nueva ola de contagios; como parte de los protocolos que las empresas tienen que cumplir para reaperturar sus actividades.

Un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, encabezados por el investigador Alfredo Herrera Estrella, proponen realizar pruebas para identificar quién ya se contagió de este virus y quién no, con una prueba que puede analizar hasta 19,200 muestras a la vez en un periodo de tres a cinco días.

Herrera explicó que la prueba es muy similar a la que realiza actualmente el gobierno federal (PCR), pero la ventaja es que se puede hacer de manera masiva y obtener mejores resultados, ya que amplifica los fragmentos de RNA del virus SARS-Cov-2, lo que además de conocer que está presente, permite saber la cantidad y su secuencia.

Se estima que es un proceso que servirá para que las empresas puedan identificar a empleados que ya se contagiaron y determinar su regreso a sus actividades con mayor seguridad. Dicha propuesta les ha interesado a algunas empresas para ser probada.

“Esperemos poder contribuir al desarrollo del país, en el sentido que se favorezca el regreso a la actividad económica lo antes posible con este tipo de pruebas; esperemos incluso poder reducir los costos con otras estrategias que estamos explorando al mismo tiempo” señala Herrera Estrella en entrevista con otro medio impreso.

La prueba tendría un costo de 600 pesos, menor a los 1 mil 500 pesos que se cotiza actualmente. Sin embargo, para iniciar esta estrategia, se necesita de una inversión de 24 millones de pesos para adquirir oligonucleótidos (elemento clave de su propuesta).